Naïf

12,00 Impuestos incluidos

José Kozer

Categoría:

Descripción

NAÏF
José Kozer
Madrid, 2013
Colección Poesía, nº 5
122 páginas, 14 x 21 cm.
Rústica con solapas
ISBN: 978-84-938931-4-9
Precio: 12 euros (IVA incluido)

* * *

EL LIBRO:

El libro más reciente de uno de los pesos pesados de la poesía actual en lengua española. José Kozer fue galardonado en 2013 con el Premio Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda” que concede el Gobierno de Chile en reconocimiento a toda su trayectoria. Al argumentar el fallo del jurado internacional, Roberto Ampuero, escritor y ministro de Cultura de Chile, señaló: “Su vasta y distintiva obra destaca por su capacidad innovadora, su pasión y fidelidad a la tarea poética (…). En sus libros se mezclan las voces de sus desaparecidos y las de los habitantes de la casa. A veces, la Cuba presente, a veces los ancestros judíos. Es un mundo deshilachado que ha perdido su arraigo. Es el lenguaje del exilio y sus vivencias entrañables”.

POEMA DEL LIBRO:

NAÏF

De golpe hablo ruso esta mañana no sé en
polaco ni papa.

Un bello despertar en los ojos de pronto la
nieve tundras samoyedos
un soto de abedules en
cirílico.

El delantal también el mandil las chucherías
asimismo los cachivaches
(a todos los efectos el
diccionario completo)
están en ruso cómo se
dirá que sí o que no en
polaco (callejuelas, de
Cracovia) (no hay que
ahogarse, tinta oscura,
en el Dniéper) (aguas
perezosas del Vístula,
tener cuidado) yo sé
decir en ruso Vístula
y Dniéper.

Me estoy divirtiendo de lo lindo esta mañana
repitiendo en traducción al
ruso tonga cheche sato
montón pila burujón
puñao y a grito pelado
timba guaguancó maní
picao o subuso y en la
esquina (con la lengua
afuera) parado (tibi del
tábara) en ruso repito
mazos de palabras (río
Almendares) (callejas
de Santos Suárez) recito
un ruso prístino de
cuando el Zar no se
atrevió a encerrar a
Lev Nikolaievich.

Nada es perfecto (resulta descorazonador) dije
manzana en ruso me salió
manaza en castellano fui
a comprar pollo me
dieron en un cartucho
bollo y donde dije jaba
vino a atenderme Eva
(jeba de Adán) aquí
queda claro que
después de todo no
es prístino mi ruso
que del polaco no
sé ni papa.

Tuve un vecino (Misha) de ventana a ventana en
La Habana (padecía atroces
dolores de cintura a voz
en cuello chillaba vete dolor
zoquete a Bielorrusia)
(en ruso, en el original)
nunca se bañó decía que
se lo dejaba a las ranas:
Misha era un siervo ruso
hueso duro de roer lo
trajeron a Cuba sus amos
el pobre falleció ahogado
las malas lenguas decían
que se ahogó en un charco
(variante, una tina) (quizás,
en una cuba) (en algún
bache después de un
aguacero en Estrada
Palma) yo sólo sé decir
que Misha murió en cirílico
jamás aprendió una palabra
de español solo una vez se
le oyó decir pesteañao.

Una higa señores por el polaco por el ruso comino
bledo y pamplinas por el
castellano y mírese como
se mire (al igual que
Misha) yo sólo sé hablar
sordomudo y omisión.