Lyon, 1943

9,62 Impuestos incluidos

Ana Martín Puigpelat

Categoría:

Descripción

LYON, 1943
Ana Martín Puigpelat
Estudio crítico de Philippe Merlo Morat
Madrid, 2011
Colección Poesía, nº 3
116 páginas, 14 x 21 cm.
Rústica con solapas
ISBN: 978-84-938931-2-5
Precio: 10 euros (IVA incluido)

* * *

EL LIBRO:

De la introducción:

Cuando Ana Martín Puigpelat me pidió que escribiera el prólogo de su última obra, no sabía si se trataba de una introducción a una obra dramática, poética o a una obra que combinara ambos aspectos, puesto que es la característica de la escritura de la autora. Al leer una y varias veces Lyon, 1943, decidí que la riqueza y profundidad de la obra merecían algo más que un prólogo de dos o tres folios. Por consiguiente, le propongo al lector más bien una introducción crítica al universo puigpelato que se dedica a un análisis detallado de la obra, en espera de que le permita apreciar, como bien se merece, un poemario que combina varios aspectos: históricos, lingüísticos, líricos e incluso filosóficos. Le debemos hacer también una advertencia al lector: como se dice para algunas películas (lo que muestra el aspecto pluridisciplinar de la lírica puigpelata), algunas de las temáticas podrían herir su sensibilidad, sobre todo cuando los versos se dedican a hablar de las relaciones amorosas, motor de la acción. Que el lector no vaya a pensar en escenas pornográficas, ¡no!, sino en una situación extrema, un dilema más bien filosófico… pero no quiero revelar más… le toca al lector leer la obra y hacerse su propio juicio.

PHILIPPE MERLO MORAT

* * *

EL LIBRO:

(poema)

A menudo llegan, invaden como hormigas territorios de pensamiento, arrasan la ciudad, nuevas murallas, el cielo se reduce a sus mensajes

de una vida mejor,
sueños dorados,
alimento y confort hasta la noche…

Se acercan con su paso decidido, con su ropa ajustada sin sombrero, se acercan hasta el borde del abismo:

somos valientes –dicen
somos la piel de un beso.

Hablan de la justicia y elevan el volumen de las llamas.

Se instalan en la puerta de la calle y te sonríen dulce en los tobillos.

En el reino de la manipulación el amor es lo menos trascendente.